Después de unas semanas del fallecimiento de Mons. Javier Echevarría, el Papa Francisco acaba de nombrar Prelado del Opus Dei a Mons. Fernando Ocáriz confirmando la elección realizada por el congreso electivo de la prelatura. En expresión pascaliana -a la que acudo frecuentemente-, Mons. Ocáriz tiene el perfil intelectual que combina la geometría con la fineza: la precisión y rigor de la ciencia física –su carrera civil- y la hondura y altura de la ciencia teológica en la que se doctoró en la Universidad de Navarra.

Si tuviera que utilizar una frase breve sobre él diría que “sabe estar”. Colaboró durante los últimos 22 años en la labor pastoral de Mons. Echevarría y ha realizado una intensa labor intelectual tanto en la universidad de la Santa Cruz como en la Curia romana de la que es consultor. Por experiencia sabemos que no es poco arte hacer compatible el trabajo y la vida de familia, la dedicación a los hijos y los viajes profesionales. Tampoco es fácil hacer dialogar la actividad pastoral y la vida intelectual como lo hace Mons. Ocáriz con esa serenidad alegre que le caracteriza.

De mi época de universitario, formado en la cultura marxista de los años 70, tengo grabados dos magníficos libros críticos de esa ideología: “El marxismo: visión crítica” del chileno Ibáñez Langlois y “El marxismo, teoría y práctica de una revolución” de Fernando Ocáriz: la síntesis conseguida en este último libro habla de la claridad y rigor intelectual de su autor. Y así, Mons. Ocáriz ha escrito de los asuntos cruciales, afanes y esperanzas que anidan en los corazones de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Las páginas sobre la condición cristiana de hijos de Dios se nutren directamente de la tradición de la Iglesia y de las enseñanzas de San Josemaría. Su libro “Naturaleza, gracia y gloria” desarrolla el dramático camino humano que enlaza libertad y providencia. Y el libro entrevista “Sobre Dios, la Iglesia y el mundo” es un canto a las virtudes teologales que se toma en serio la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

El Papa Francisco ha puesto en las manos de Mons. Ocáriz la Prelatura del Opus Dei, una partecita de la Iglesia que quiere servirla con su mejor empeño.

Lima, 24 de enero de 2017.

Anuncios