Etiquetas

,

Willa Cather (1873-1947), escritora norteamericana, publicó en 1926 una pequeña novela “Mi enemigo mortal”. La historia discurre alrededor de Myra, una leyenda fascinante en su familia. Renunció a la suculenta herencia familiar para correr tras el amor de su vida. Jovial, elegante, servicial, con un gran corazón y mucho afán de logro. Sus últimos años, sin embargo, estuvieron marcados por la pobreza, la enfermedad y la decepción.

Al final de su vida exclama: “Podría soportar el dolor… como tantos otros que han sufrido. Pero ¿por qué ha de ser así? No lo merezco. He sido una amiga fiel; he cuidado lealmente a los demás cuando estaban enfermos… ¿Por qué he de morir así, a solas con mi enemigo mortal?” Esta última declaración le da la clave a Nellie, su sobrina, quien la acompaña en este último tramo de su existencia. Dice: “Empecé a comprender lo que Myra quería decir, a percibir lo que significaba para ella. Las naturalezas apasionadas como la suya se vuelven a veces contra sí mismas; contra sí mismas y contra todas sus idolatrías”.

Mujer de una especial singularidad, no era una más entre la gente, ni jamás habría una como ella. Es capaz de desesperación, pero no sabe sufrir los alfilerazos de la vida. Myra pertenece a ese género de personas apasionadas que no conocen de términos medios: todo o nada. Y de tanto quererlo todo, se olvidó del amor que está en lo pequeño y en lo poquito de cada instante. Su vida no fue un desastre como ella llegó a pensar. Conseguir la meta soñada le hizo olvidar el camino que sí recorrió, regado de alegrías, aunque no faltaran, también, las penas.

En una de esas tardes con Nellie, a la orilla del mar le dijo: “Me gustaría ver amanecer desde aquí. “Es la hora en la que todo se perdona. Cuando ese primer rayo de sol, frío y brillante, llega por el agua, es como si todos nuestros pecados fueran perdonados, como si el cielo se inclinara sobre la tierra y la besara y le diera la absolución”. Nostalgia del Absoluto, nostalgia del perdón y la reconciliación. En realidad, una gracia que nos gustaría tener a todos a lo largo de nuestra vida.

Lima, 15 de julio de 2016.

Anuncios