Don Luis Tegerizo falleció esta mañana. Llegó al Perú recién ordenado en 1955 y pudo conmemorar sus sesenta años de sacerdocio ministerial. Conoció y trató a San Josemaría, al beato Álvaro del Portillo; se ordenó junto con el actual prelado del Opus Dei, monseñor Javier Echevarría. Don Luis fue un sacerdote bueno y fiel, noble, alegre, siempre alegre; con la cabeza y el corazón puestos en las cosas de Dios y en el cuidado de cada una de sus hermanas y hermanos en el Opus Dei.

Fue sobre todas las cosas un pastor de almas. Se hacía querer porque él quería aún más a cada una de las personas que trató a lo largo de su vida. Estuvo vinculado durante muchos años a la formación espiritual de las mujeres en el Opus Dei. Y tenía una especial predilección por las numerarias auxiliares. Hasta el último instante las ha tenido presentes en su corazón que era a la vez de padre y de madre. Un hombre de casa, de tertulia. Sus alegrías eran las alegrías de quienes vivían con él. Mostraba cariñoso interés por las biografías menudas de sus contertulios. Era llegar a casa al final del día y encontrarlo con su sonrisa acogedora y su voz sonora, siempre con alguna palabra animante. De él se puede decir que ha sido una persona sin doblez ni engaño, sencillo y transparente.

Llevó con reciedumbre los dolores de su enfermedad, especialmente agudos en los últimos dos meses. He pensado mucho en esos sufrimientos y le he preguntado al Señor “¿por qué?”, “¿por él?” Me ha venido a la mente una respuesta: dolores no por él, sino por nosotros, los de su casa, los de su familia. Hasta en esto ha sido desprendido y generoso. Al verlo en estos días en su cama, adolorido, he recordado unas recientes palabras de monseñor Echevarría, citando un texto de San Josemaría, a propósito del Vía Crucis. Dice: “La Cruz hiende, se clava en los hombros del Señor.” Así han sido los últimos días de Don Luis y nunca han faltado en sus labios unas palabras de consuelo para quienes lo han acompañado. Un hombre de Dios hasta el último suspiro.

Lima, 11 de agosto de 2015.

Anuncios